como se escribe bizmar o bismar

Cómo se escribe correctamente bizmar o Bismarck

La voz Bizmar ha sido empleada en la literatura en español en los siguientes textos.

La famosa novela El ingenioso hidalgo don Quijote de la Mancha, escrita por Miguel de Cervantes Saavedra, la incluye en su vocabulario, lo que nos permite considerarla como una palabra válida en nuestro idioma.

Si deseas comprobar su uso en diferentes libros, puedes buscar su aparición en diversas obras literarias.

Biografíaeditar

La formación del Imperio Alemán Un poderoso nuevo reino surge

El canciller germano tuvo como prioridad mantener el equilibrio en Europa, mientras que las grandes potencias se enfocaron en la creación de imperios coloniales. Al principio, Bismarck se mostró en contra de estas empresas coloniales debido a la falta de poderío naval de Alemania. Además, veía con desconfianza las migraciones que estas potencias veían como una solución a la presión demográfica, ya que consideraba que tener una población numerosa en la metrópoli era esencial para mantener su papel en la escena internacional. Sin embargo, las ventajas económicas también pesaban en la decisión de entrar en el juego colonial.

La expansión colonial alemana se dio en cuatro áreas específicas: en el golfo de Guinea con los territorios de Togo y Camerún, en el suroeste de África, donde se buscaba explotar minas de cobre, en África Oriental, donde se tomaron posesión de regiones frente a la isla de Zanzíbar, y en Oceanía, donde se proclamó la soberanía sobre el noreste de Nueva Guinea y el archipiélago de Nueva Bretaña, conocido como archipiélago Bismarck en honor al canciller.

La Conferencia de Berlín de 1884-1885 fijó los derechos coloniales y reguló los dominios sobre las cuencas de los grandes ríos, en especial el río Congo. Para Bismarck, esto significó un reconocimiento de la importancia de Alemania en el escenario colonial, a pesar de sus dudas iniciales. Así, se consolidó el papel de Alemania en el reparto de África y Oceanía.

Últimos añoseditar

En el año 1888, el Imperio alemán fue testigo del fallecimiento de Guillermo I, dejando el trono en manos de su hijo, Federico III. Sin embargo, la lamentable pérdida de su padre no fue el único desafío que enfrentó el nuevo monarca, ya que sufría de un cáncer de garganta incurable y su reinado únicamente duró tres meses. Tras su muerte, el sucesor de Federico, Guillermo II, asumió el trono.

A diferencia de su predecesor, el nuevo emperador no compartía la cautelosa política exterior de Bismarck, sino que prefería una expansión vigorosa y rápida. Debido a sus diferentes enfoques, las relaciones entre Guillermo II y su canciller se volvieron tensas y agrias. Bismarck, quien tenía la creencia de que podría dominar fácilmente a Guillermo, mostraba poco respeto hacia sus políticas en la década de 1880. Finalmente, su separación definitiva se produjo.

Mientras tanto, en medio de la creciente disputa, Guillermo II se interesaba cada vez más por los problemas sociales, como el trato de los mineros que se declararon en huelga en 1889. Como parte de su política activa en el gobierno, el emperador solía interrumpir a Bismarck durante el Consejo para dejar en claro su postura sobre asuntos sociales. Sin embargo, Bismarck no estaba de acuerdo con la política de Guillermo y trató de evitarla. A pesar de que el emperador apoyaba la reforma de la ley antisocialista, Bismarck buscaba su apoyo para vetar completamente la ley. Al no lograr convencer a Guillermo con sus argumentos, Bismarck comenzó a sentirse nervioso.

No obstante, un giro inesperado de los acontecimientos finalmente llevó a la ruptura entre Bismarck y Guillermo. El canciller, presionado y poco apreciado por el emperador y acosado por sus enemigos ambiciosos, se negó a firmar una proclama para la protección de los trabajadores junto con Guillermo, como lo requería la Constitución alemana. Esta decisión fue en protesta por la cada vez mayor interferencia de Guillermo en la autoridad antes indiscutible de Bismarck. Además, el canciller trabajó en secreto para disolver el Consejo Continental de trabajo, una iniciativa muy valorada por el emperador.

La integración de Alemania en favor de Prusia

Bismarck tenía un objetivo claro: unir a Prusia y excluir al Imperio austriaco. Para lograrlo, empleó diversas estrategias, como la formación de un ministerio fuerte que ignorara las críticas de la oposición liberal, la reorganización del ejército bajo el liderazgo de Helmuth von Moltke, la diplomacia para garantizar la neutralidad de Francia y Rusia y lograr el aislamiento del Imperio austriaco. Todo esto culminó en tres guerras consecutivas entre 1864 y 1870.

Finalmente, Bismarck alcanzó su objetivo con la guerra franco-prusiana: la creación del Imperio alemán en 1871, que integró a los estados del sur con el resto. En una ceremonia en Versalles el 18 de enero de ese año, se proclamó el Imperio alemán con Guillermo I como emperador y Bismarck como canciller. La derrotada Francia se reorganizó como República y firmó el tratado de paz de Fráncfort, que establecía la cesión de Alsacia y Lorena al Imperio alemán, el pago de indemnizaciones y la ocupación militar alemana de departamentos del noreste. Así, en 1871, se estableció la hegemonía...

Las Normas de Escritura de la Letra S

Reglas de escritura con "s":

- Las palabras compuestas y derivadas de otras que lleven la letra "s" también la mantendrán en su escritura. Ejemplos: "pesar / pesado", "sensible / insensibilidad".

- La terminación "-sión" se escribe con "s" cuando la palabra original la tiene, o también cuando una palabra derivada lleva "-sor", "-sivo", "-sible" o "-eso". Ejemplos: "compresor", "compresión", "expreso", "expresivo", "expresión".

Ciclos Fp en diferentes ciudades:

- Cursos en la rama de Automoción disponibles en Guadalajara.

- Opciones de estudios relacionados con Administración y Finanzas en Granada.

- Ofertas de becas para estudiar Ciclos Formativos en la Región de Murcia.

- Disfruta de tu estancia en un hotel en Córdoba.

Entre Bizmar y Bismar cuál es la opción equivocada

Bizmar es el término correcto, sin embargo, se suele encontrar un error ortográfico común en el mismo: Bismar. La diferencia entre ambas palabras radica en la intercambio de las letras "z" y "s".

Si buscas más información sobre este término, puedes encontrarla en internet, en la Real Academia Española (RAE), en Word Reference, en la Wikipedia y en sus sinónimos.

Además, es interesante destacar que la palabra bizmar aparece en numerosos libros, como por ejemplo en la obra maestra de la literatura española "El ingenioso hidalgo don Quijote de la Mancha" del afamado escritor Miguel de Cervantes Saavedra. En la línea 6653, se puede leer "Y apártense: déjenme ir, que...".

Artículos relacionados