cual es la psicologia que hay detras de los mommyissues

Descubriendo la psicología detrás de los mommy issues señales y tips para superarlos

El concepto de "daddy issues", que puede definirse como problemas con la figura paterna, es un término psicológico que a menudo se emplea de manera despectiva, especialmente en referencia a mujeres que establecen relaciones con hombres de mayor edad. Sin embargo, su significado es más amplio y también puede hacer referencia a conflictos o dificultades en la relación con el padre. A continuación, examinaremos esta cuestión en detalle.

Entendiendo los Conflictos Maternos Una Mirada a los Mommy Issues

Nacimiento en una familia tradicional
Pilar nació en el seno de una familia conservadora y tradicional. Era la mayor de tres hermanos y representaba el modelo a seguir. Desde temprana edad, su madre le encomendó la tarea de guiar y cuidar a sus hermanos menores por el camino correcto. Así, asumió las tareas del hogar invocando el dicho de su madre: "Yo empecé a cocinar a los 8 años, y aquí sigo, sin haber muerto". Por supuesto, no podía olvidar lo más importante: sus estudios, a los cuales debía dedicarse en su totalidad.

Cada día, Pilar recibía recordatorios constantes de sus responsabilidades, disfrazados de "ayuda". Sin embargo, esta dinámica venía acompañada de reproches e insultos cuando no podía cumplir con lo solicitado. Como resultado, Pilar comenzó a sentir insatisfacción con ella misma, culpa y temor al rechazo por no alcanzar los estándares impuestos.



Por si fuera poco, la relación entre sus padres empezó a deteriorarse. Y con ello, se sumó un nuevo papel asignado para Pilar: el de consoladora de su madre, quien desahogaba su sufrimiento y le narraba todos los problemas con su padre, a quien Pilar comenzó a percibir con sentimientos de inseguridad, abandono y traición.

Entendiendo los Mommy Issues

El concepto de mommy issues, de origen anglosajón, se refiere a los conflictos internos que pueden surgir en una persona debido a una relación problemática con su madre. Esta teoría tiene sus raíces en las referencias de Sigmund Freud al "complejo del padre", pero en la actualidad ha evolucionado hacia un término más amplio y cotidiano.

Nuestra relación con la madre, quien generalmente es nuestra figura principal de apego, es una de las más significativas en nuestra vida. De hecho, es la base para la formación de nuestras futuras relaciones, ya que es el vínculo principal que moldea nuestra dinámica interna y nuestra forma de relacionarnos con el mundo exterior.

Sin embargo, es importante aclarar que el objetivo no es generar culpa en las madres, ya que de por sí el rol de ser madre es muy exigente. No obstante, no podemos ignorar la carga emocional y la herencia que implica este vínculo, especialmente cuando empezamos a relacionarnos con el mundo exterior.

Sanando heridas maternas La clave para liberarse del pasado

¿Te preocupa tu estado emocional y cómo influye en tu relación con tus hijos y tu pareja? ¿Notas que tus reacciones automáticas te dificultan el control de tus emociones? ¿Te gustaría comprender lo que te ocurre y por qué ocurre?

Descubre los 10 pasos esenciales para sanar tu herida primaria en el ebook gratuito escrito por Yvonne Laborda, una reconocida española. A través de sus valiosas pistas, podrás entender lo sucedido en tu infancia y adolescencia, lo cual te ayudará a comprender tu situación actual como mujer, madre o compañera.

Con una formación en publicidad y un máster en periodismo, su pasión por la escritura se combina con su compromiso en conectar con empresas socialmente responsables. Además, cuenta con estudios en música, curaduría y crítica de arte, lo que le ha permitido colaborar con importantes instituciones nacionales e internacionales en la implementación de proyectos.

Indicios de que alguien sufre del complejo de Elektra o Edipo invertido

Aparte de lo mencionado previamente, también hay otras manifestaciones que pueden indicar que una persona padece este problema. Algunas de ellas son:

  • Tener una falta de confianza en las personas, especialmente en los hombres.
  • Tener una tendencia a idealizar a hombres que se presentan como protectores y fuertes.
  • Ser excesivamente complaciente.
  • Sentir celos o celos similaridad y la necesidad de aprobación de hombres mayores.
  • Tener una baja autoestima.

Vínculo insalubre con tu madre en cuanto a la imagen corporal

Tóxicas relaciones: un mal presente en todos los ámbitos
Entre parejas, entre padres e hijos, entre jefes y empleados... Las tensiones innecesarias, el abuso psicológico o físico, la manipulación, el control o la libertad excesiva son signos de una relación tóxica. Y no solo sucede en el ámbito amoroso, sino que puede manifestarse en cualquier tipo de relación.
Erróneamente, tendemos a creer que lo perjudicial solo ocurre entre parejas, pero esto no es así. Incluso, entre figuras de "autoridad" puede presentarse un comportamiento abusivo, debido a su papel de cuidador directo. ¿Quién no ha escuchado frases como "Porque soy tu madre, y debes hacer lo que digo" o "Porque sí y ya está"?
Además, en ocasiones, para evitar asumir responsabilidad por algún conflicto, se recurre a una táctica manipuladora: hacer sentir culpable al otro. Por ejemplo: "Entonces soy la peor madre del mundo". Una manera de evadir la situación y mantener el control.

Tengamos presente que una relación tóxica no está limitada a un único tipo de vínculo. Es importante ser conscientes de estos comportamientos y saber identificarlos para poder establecer límites y buscar soluciones que nos permitan mantener relaciones saludables y libres de cualquier tipo de toxicidad.

Atrapada en el cicloY ahora qué

Nuestro patrón de relacionarnos en el futuro está definido por el tipo de apego que desarrollamos durante la niñez. Este vínculo tiene un gran impacto en todas nuestras relaciones, especialmente en las amorosas. Siguiendo los patrones de ansiedad, ambivalencia, desorganización o seguridad que internalizamos en nuestra infancia, navegamos por nuestras relaciones humanas.

Nuestras relaciones de pareja son un reflejo de los asuntos no resueltos en nuestro entorno familiar, creando una manifestación y un espejo de estas dinámicas.

A menudo, para la "víctima" es difícil comprender lo que está sucediendo, ya que suele atribuirse a su madre la responsabilidad de las situaciones no tan agradables que enfrenta en la actualidad.

Esto puede resultar complicado, ya que usualmente no se percibe el problema hasta que la persona se ve afectada o confrontada por él, o bien, cuenta con la necesidad de hacer un cambio en su vida.

En otras palabras, no se toma conciencia del impacto que esto tiene en nuestras relaciones hasta que somos directamente afectados.

Resanando tu alma infantil de los problemas maternales

El proceso de enfrentar situaciones difíciles durante la infancia puede ser desconcertante. Especialmente porque hay temas complejos que aún no podemos comprender completamente y no tenemos la conciencia suficiente para abordarlos adecuadamente. Como adultos, es nuestra responsabilidad velar por nuestra propia salud mental, actuando de manera activa para afrontar y superar aquellas áreas que necesitamos mejorar.

Una de nuestras voces testimoniales, Andrea Castillo, comparte su experiencia de que su madre sufrió depresión postparto después de tenerla, pero no buscó tratamiento. En su infancia, recuerda haber experimentado rechazo por parte de su madre, ya que no la quería amamantar, no disfrutaba jugando con ella y mostraba poco interés en su compañía.

Ahora, al mirar hacia atrás desde la edad adulta, puedo entender mi temor exagerado al abandono. Pero lo peor de todo fue darme cuenta de que no era consciente de ese miedo o de por qué me afectaba de esa manera. Esto me llevó a tener relaciones complicadas con hombres que eventualmente me abandonaban o que no estaban dispuestos a compartir las pequeñas cosas de la vida que realmente valen la pena. Con el tiempo, he aprendido a comprender y perdonar a mi madre, sabiendo que hizo lo mejor que pudo dentro de sus propias limitaciones emocionales.

Artículos relacionados